Casa / Arte / Edad Media, Arte Bizantina por Rosângela Vig
  • Catedral de lo Sangre Derramado o la Iglesia la Resurrección

    Catedral de lo Sangre Derramado o la Iglesia la Resurrección - Edad Media, Arte Bizantina

  • Iglesia de Santa Sofía

    Iglesia de Santa Sofía - Edad Media, Arte Bizantina

  • Los detalles de la cúpula o bóveda de la Iglesia de Santa Sofía

    Los detalles de la cúpula o bóveda de la Iglesia de Santa Sofía - Edad Media, Arte Bizantina

  • Madonna en el trono con el Niño

    Madonna en el trono con el Niño - Edad Media Arte Bizantino

  • Mosaico de Jesucristo en la iglesia de Santa Sofía

    Mosaico de Jesucristo en la iglesia de Santa Sofía - Edad Media, Arte Bizantina

Edad Media, Arte Bizantina por Rosângela Vig

También se puede escuchar este artículo en su propia voz artista Rosangela Vig:

Rosângela Vig é Artista Plástica e Professora de História da Arte.

Rosângela Vig es Artista Visual y Profesora de Historia del Arte.

Edad Media, Arte Bizantina por Rosângela Vig

El Arte de la Edad Media PARTE II – Roma Oriental

El arte es, en muchos sentidos, similar a la religión: su progreso no es hecho por los nuevos descubrimientos que anulan las viejas verdades, marcándolas con el sello del error (como al parecer ocurre con la ciencia). Su evolución se hace por destellos repentinos similares a relámpagos, por las explosiones en el cielo como las cajas de fuegos artificiales para difundir uno alrededor del otro un ramo entero de múltiples stars esplendores. (KANDINSKY, 1991, p.99)

No podría haber no más bella manera de dibujar el instante de la inspiración. Conectado a la espiritualidad y la influencia de la Edad Media, Kandinsky (1866 – 1944) sabía cómo describir el alma del artista en su momento más intenso. Del encantamiento al pensamiento profundo; el deseo de demostrar un concepto o presentación, la materialización de la idea, El artista trabaja en el color y la forma, hechizado por la idea inicial y cautivado por ella. Sus manos trabajan apasionadamente sobre el objeto que crea y es a través de su obra que habla al espectador. Los caminos no deberían haber sido diferentes para el artista de la Edad Media, en la forma de su trabajo y esos cuidados estaba claramente en la Arte Bizantina, en su forma, en su estilo incomparable y sofisticado.

Fig. 1 – Nossa Senhora no trono com o Menino, National Gallery of Art, Washington D.C., Andrew W. Mellon Collection. Retábulo provavelmente pintado em Constantinopla em 1280. Arte bizantina.

Fig. 1 – Madonna en el trono con el Niño, National Gallery of Art, Washington D.C., Andrew W. Mellon Collection. Retablo probablemente pintado en Constantinopla en 1280. Bizantina Arte.

Su historia nos lleva hasta el siglo IV cuando, debido a la crisis en Occidente, el emperador romano Constantino trasladó la capital para Roma Oriental, en la ciudad de Bizancio, más tarde llamada Constantinopla, ahora Estambul. La decadencia de Roma Occidental culminaron en su caída en 476, hecho de que define los principios de la Edad Media. Pero a pesar de la crisis en Occidente, la vida floreció en el Oriente, en Bizancio, hasta la toma de Constantinopla por los turcos, uno de los acontecimientos que terminaron con el período más largo de la Historia.

La Arte Bizantino surgió en Oriente en auge, llegó a influir en el Arte del Occidente y tuvo su apogeo en el Imperio de Justiniano, entre los años 526 y 565. Después de este período, la crise iconoclasta 1 conducido a la destrucción de las imágenes, debido al conflicto entre el clero y los emperadores. Mientras Roma Occidental mantuvo vivos los recuerdos sagrados a través de las imágenes, este fue interrogado en el Oriente, al recordar los cultos paganos condenados por la Biblia. Pero el Papa Gregorio el Grande (540-604) actuado en favor del Arte cuando declaró que “la pintura puede hacer por los analfabetos lo que la escritura hace para aquellos que pueden leer” (GOMBRICH, 1988, p.95). Las imágenes sirven como un libro ilustrado a los devotos que no tenían conocimiento de la escritura y la lectura y el Arte tendría un sentido educativo. Base entonces, el estilo narrativo de la Arte Romana, los artistas deberían mostrar lo esencial, para que el entendimiento era simple. Pero los iconoclastas eventualmente tomar ventaja y las imágenes fueron prohibidas en la Iglesia Oriental, en el año 745, contrariamente al argumento del Papa. Por otra parte, había quienes creían que las imágenes eran sagrados y representaban el mundo sobrenatural. Ese pensamiento fue favorable para la Arte Bizantina entró en una nueva edad de oro. La idea era de una Arte para la Iglesia, que debe seguir una estricta forma de representación y patrones de tradicionales.

Este rigor, ciertamente, llevó a los artistas a hacer uso de los modelos más antiguos, lo que permitió preservar las prácticas de la Arte Grega. Desde el Oriente, del regiones como Siria y Asia Menor, la Arte Bizantina heredó el lujo, el refinamiento y la exuberancia. En la figura 1 se puede observar en el primer plano, las normas a seguir por la sencillez, de la verticalidad y del tema religioso. La forma en que el manto cae por el cuerpo y doblar los brazos y las piernas de la Virgen y el Niño Jesús, así como el diseño de las manos y caras; y especialmente su simetría y sombra, parecerse a las pinturas Griegas y Helenísticas. Desde el Oriente, se da cuenta de la riqueza de detalles, la técnica y, especialmente, el uso del color. Se hizo claro que el requisito con la forma, no impidió los artistas de ejercer su creatividad. Por sus manos, la Arte Bizantina emergió como un estilo de belleza sin igual, sofisticación y, sobre todo, un sentido espiritual.

Fig. 2 – Basílica de Santa Sofia, Istambul, Turquia. Foto de Andriy Kravchenko. Arte bizantina.

Fig. 2 – Iglesia de Santa Sofía, Estanbul, Turquía. Foto del Andriy Kravchenko. Bizantina Arte.

Las principales referencias de la Arquitectura Bizantina son las iglesias y, entre ellas, la Basílica de Santa Sofia 2, del siglo IV, en Estambul, que sirvió de inspiración para otras iglesias de Occidente, como de St. Apollinaire y de la San Vitale, en Rávena; en la Igreja de Santa Maria Maggiore, en Roma; y la Basílica de San Marcos en Venecia. La Basílica de Santa Sofia (Fig. 2) presenta una construcción que combina la obra romana a la sofisticación y el misticismo oriental. Su planta rectangular tiene el tamaño de tres campos de fútbol, que favoreció la recepción de los fans después, nueva religión. Pero lo más llamativo es la cúpula central y el sistema de apoyo por arcos y pilares. Hay, en la base de la cúpula, cuarenta ventanas, a través del cual la entrada de luz aporta una sensación de ligereza de la estructura. Los mosaicos y pinturas en su interior, con el fin de educar a los seguidores, enriquecieron el ambiente, dándole una belleza única. Después de su construcción, en 360, hasta finales de la Edad Media, la Basílica fue utilizado por la Iglesia Ortodoxa Bizantina. Entre los años de 1204 y 1261, fue tomada por religiosos católicos latinos. Al final de la Edad Media, ella se convirtió en una mezquita musulmana y después 1935, se transformó en un museo.

Fig. 2.1 – Detalhes da cúpula ou domo da Basílica de Santa Sofia, Istambul, Turquia. Foto de Quincy Dein. Arte bizantina.

Fig. 2.1 - Los detalles de la cúpula o bóveda de la Iglesia de Santa Sofía, Estanbul, Turquía. Foto de Quincy Dein. Bizantina Arte.

Al lado de las iglesias, el mosaico es otro ejemplo importante del Arte Bizantina, especialmente en el período de Justiniano. Este Arte sirvió para decorar las iglesias, como una ilustración para instruir a los fieles, que representan la vida de Cristo, de los profetas y los emperadores, que eran considerados representantes de Dios en la Tierra. Hubo uso excesivo de oro y las convenciones que rigen la pintura fresco, se rigen también los mosaicos. Las personas fueron representados desde el frente, en dirección vertical y expresión solemne, como una manera de reforzar la idea religiosa, sin tener que preocuparse acerca de la perspectiva, volumen o profundidad. El Cristo Pantocrátor (Fig. 3), modelo seguido tanto en mosaicos como en las pinturas Bizantinas, presenta a Jesús con su mano derecha en un gesto de bendición, la izquierda sosteniendo el evangelio y su rostro con una expresión de la austeridad. Esta representación se utiliza hoy en día en imágenes la Iglesia Ortodoxa Cristiana.

Fig. 3 – Mosaico de Jesus Cristo em Santa Sofia, Istambul, Turquia. Foto de Ihsan Gercelman. Arte bizantina.

Fig. 3 – Mosaico de Jesus Cristo en la Iglesia de Santa Sofía, Estanbul, Turquía. Foto de Ihsan Gercelman. Bizantina Arte.

Gran parte de la Escultura Bizantina fue destruida, por decreto imperial, debido a la crisis iconoclasta, permitiendo que permanecían esculturas grandes o pequeñas, como los dípticos o trípticos, paneles portátiles, en marfil, con diseños en relieve. A los moldes de la pintura, uno ve la influencia de Oriente, en la riqueza de detalles y técnica; y del Arte Griego, las pliegues y el recorte en los tejidos del cuerpo. Por otra parte, hay pocos detalles en el rostro de las personas y una cierta formalidad. Los grandes ojos, dirigido a la alta, recuerdan el pensamiento religioso y la subida a Dios.

El Arte Bizantina ha pasado por períodos de evolución y por lo tanto, las figuras humanas empezaron a mostrar más detalles y gestos más naturales. Esto Arte prosperado, incluso después de la caída de Constantinopla, en 1453, en lugares donde la Iglesia Ortodoxa predominante. En Rusia aún se puede ver iconos y las imágenes que representan las creaciones de artistas bizantinos , como la Catedral del Sangre Derramado (Fig. 4), también conocida como la Iglesia de la Resurrección, en la ciudad de San Petersburgo, en Rusia, construido entre 1883 y 1907. El rigor de la forma puede haber acentuado la mente imaginativa del artista bizantino. En su obra, están en pruebas lo Bello y lo Sublime. Segundo Kant (1942, p.11), “la inteligencia es sublime; el ingenio es hermoso (…); la audacia es grande y sublime”. El Belo es evidente, en los dibujos, en las colores, en la riqueza de detalles y técnica. Lo Sublime es la grandeza de su Arquitectura, por su osadía al desafiar normas y aún producen un rico legado para la humanidad.

Fig. 4 – Catedral do Sangue Derramado, ou Igreja da Ressurreição, São Petersburgo, Rússia. Foto de Edush Vitaly. Arte bizantina.

Fig. 4 – Catedral de lo Sangre Derramado, o Iglesia la Resurrección, San Petersburgo, Rusia. Foto de Edush Vitaly. Bizantina Arte.

1 Iconoclasta – palabra de origen griego; significa ser un seguidor de la iconoclastia; es la persona que destruye imágenes o simbolos religiosos, para estar en contra de la idolatría.

2 Iglesia de Santa Sofía
www.ayasofyamuzesi.gov.tr

Más detalles de la cumbre en sitioweb oficial del Basílica
www.ayasofyamuzesi.gov.TR/en/Photo-Gallery

.

Vídeo de la Catedral de Santa Sofía por Elia Salvetta en youtube:

.

.

Te Gustó?? Deja un comentario!

.

Ven con nosotros, Recibe las últimas Noticias por e-mail:

E-mail

.

.

Referencias:

  1. AGOSTINHO, Santo. Os pensadores. São Paulo: Nova Cultural, 1999.
  2. ALIGHIERI, Dante. A Divina Comédia. Porto Alegre: L&horas, 2004.
  3. BAUDELAIRE, Charles. Sobre a Modernidade, 6a. ed., São Paulo, Editora Paz e Terra, 2007.
  4. BAYER, Raymond. História da Estética. Lisboa: Editorial Estampa, 1993. Tradução de José Saramago.
  5. DUROZOI, Gérard; ROUSSEL, André. Dicionário de Filosofia. 3a. Edição. Campinas: Papirus, 1999.
  6. ECO, Umberto. Arte e Beleza na Estética Medieval. Rio de Janeiro: Editora Record, 2010. Tradução de Mário Sabino.
  7. GOMBRICH, E.H. A História da Arte. Rio de Janeiro: Editora Guanabara, 1988.
  8. HAUSER, Arnold. História Social da Arte e da Literatura. Martins Fontes, São Paulo, 2003.
  9. KANDINSKY. Olhar sobre o Passado. São Paulo: Ed. Martins Fontes, 1991.
  10. KANT, Immanuel. El Bello y lo Sublime. Pôrto: Livraria Educação Nacional Ltda., 1942.

.

Las figuras:

Fig. 1 – Madonna en el trono con el Niño, National Gallery of Art, Washington D.C., Andrew W. Mellon Collection. Retablo probablemente pintado en Constantinopla en 1280.

Fig. 2 – Iglesia de Santa Sofía, Estanbul, Turquía. Foto del Andriy Kravchenko.

Fig. 2.1 – Detalles del cúpula o bóveda de la Iglesia de Santa Sofía, Estanbul, Turquía. Foto de Quincy Dein.

Fig. 3 – Mosaico de Jesus Cristo en la Iglesia de Santa Sofía, Estanbul, Turquía. Foto de Ihsan Gercelman.

Fig. 4 – Catedral de lo Sangre Derramado, o Iglesia la Resurrección, San Petersburgo, Rusia. Foto de Edush Vitaly.

.

También te recomendamos:

.

 

Comentarios

También se puede escuchar este artículo en su propia voz artista Rosangela Vig: Edad Media, Arte bizantino por Rosangela Vig El arte de la Edad Media - PARTE II - East Roma El arte es en muchos sentidos, similar a la religión: su progreso no es hecho por los nuevos descubrimientos que anulan las viejas verdades, marcándolas con el sello del error (como al parecer ocurre con la ciencia). Su evolución se hace por destellos repentinos similares a relámpagos, por las explosiones en el cielo como las cajas…

Resumen de Reseña

Coherencia
Cohesión
Contenido
Claridad Textual
Formateo

Excelente!!

Resumen : Valorar el artículo! Gracias por su participación!!

Valoraciónes : 4.73 ( 31 votos)

56 comentarios

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*