Casa / Arte / El rococó en Brasil por Rosangela Vig

El rococó en Brasil por Rosangela Vig

También se puede escuchar este artículo en su propia voz artista Rosangela Vig:

Rosângela Vig é Artista Plástica e Professora de História da Arte.

Rosângela Vig es Artista Visual y Profesora de Historia del Arte.

Vivo en tus iglesias
Y adosados
Y techos
Y las paredes.
Yo soy esa muralla
Avences verde
Donde se dirige
Un jazmín ex,
Fragante,
En el camino de tierra pobre y sucio.
Estoy de estas casas
Contra
Susurrando entre sí.
Soy la ramada
Esos árboles,
Sin nombre y sin valor añadido,
Sin flores, frutas,
Les gusta
Estamos cansados y stray birds.
(CORALINA, 2004, p. 38)

Lo que puede ser un Brasil antiguo sigue vivo en algunas calles de nuestro país. Enmarcado por sus pequeñas ventanas, persianas e iglesias, el tiempo seguía siendo sin cambios en ciudades históricas, en sus calles, sus callejones, sus callejones. Es como si la memoria insiste en sobrevivir, en medio de los tejados, fachadas, esculturas y pinturas. Cierre los ojos, Se puede escuchar el rumor del día, el arrastre de pasos y las multitudes de niños chistes de gays y el funcionamiento, las calles. El Arte, Así habla al pensamiento, a través de preciosas huellas que dejaron como huellas de siglos de la historia.

Y los signos de otros tiempos, la segunda mitad del siglo XVIII, quedaron en las ciudades históricas de Minas de São João Del Rey, de Ouro Preto, de Congonhas do Campo, entre otras. También hay testimonios de este siglo en Belém, en varios lugares en Pernambuco, de Bahía y Río de Janeiro. El modo Rococo, procedentes de Europa, Cuando se realiza con un sentido decorativo y ornamental, tomando la idea de un feliz vivo. Aquí, Cuando surgió esta tendencia, mezclado con la última fase de la Barroco, y a menudo se confunde también con el neoclásico, vino un poco más adelante, junto con la misión francesa.

Fig. 1 – Igreja de Nossa Senhora do Rosário dos Pretos, Salvador, Bahia. Foto: Franck Camhi.

Fig. 1 -Igreja de Nossa Senhora Rosário dos Pretos, Salvador, Bahia. Fotos: Franck Camhi.

Los elementos agraciados, la decoración detallada y ligereza en Brasil Art Space ganado, pero fue el mueble conocido como arquitectura y el estilo de Dom João V, que este estilo se manifiesta con mayor protagonismo. A diferencia del rococó europeo, nuestro se hizo más evidente en temas religiosos.

En el Brasil colonial, el arte brasileño via nacidos ramitas, conchas, Ángeles y guirnaldas entre los elementos decorativos. En las iglesias y los edificios, las líneas arquitectónicas simétricas, claro, mostrando un estilo limpio que refleja el sentido del equilibrio. En la transición entre la Barroco y el Rococo, los edificios si lleva a la sensación de ligereza e iluminación.

Una copia del rococó brasileño, es la iglesia de Nossa Senhora do Rosário dos Pretos (Fig. 1), en el Centro Histórico de Salvador. La fachada, construido por el maestro Caetano José da Costa 1780, Estilo rococó. El retablo está ya de 1871, los moldes neoclásicos, el artista Juan Simões F. de Souza. En el exterior, el tono azul de la pared aumenta la topografía y la suavidad de las líneas y los frisos enmarcando ventanas y que rodea toda la construcción. Los campanarios, dos torres laterales al alza, ha terminado una coruchéu, completado mediante la superposición de bulbos, cubierta por tejas. Las torres son complementarias con cuatro pináculos, en la parte superior de cada uno.

Fig. 2 – Igreja de Nosso Senhor do Bonfim, Bahia. Foto: Rhea Sylvia Noblat.

Fig. 2 -Iglesia de Nosso Senhor Bonfim, Bahia. Fotos: Rhea Sylvia Noblat.

Todavía en el Salvador, en Bahía, la conocida iglesia de Nosso Senhor Bonfim (Fig. 2) certificar su fachada, las molduras rococós, Aunque su estilo predominante es el Neoclásico. Hay azulejos y frescos, en la construcción, es un icono de la fe cristiana y que siguió los patrones de iglesias portuguesas de la época. Claramente es la extirpación del barroco, las paredes de luz, líneas simétricas y rectas, presente en los delicados detalles de exterior.

En el centro de Río de Janeiro, la iglesia de Santa Rita también atestigua que el tránsito entre los estilos y guardar un poco de historia, en medio de los edificios modernos de la ciudad. Su construcción fue las molduras barrocas, Pero en 1759, interior de su, el frontón y el coruchéu fueron modernizados al Rococo. Los bulbos y las agujas en el expresivo aumento de torre y su interior tiene la típica decoración rococó, con el uso de oro, dibujos de flores y conchas.

La elegante iglesia de San Francisco de Asís, en Ouro Preto es también parte de esta fase de transición. Su proyecto y algunas de las esculturas interiores se atribuyen al lisiado. Es del barroco, el exterior de la iglesia. Pintura de Ataíde en el techo (Fig. 3), ya que muestran rastros de Rococo. En la imagen, Se abre el techo de la iglesia, con la Virgen, en su manto, al centro de, mirando con calma abajo, en un gesto de bendición, rodeado de nubes y Ángeles músicos. Tiene vestigios de una mulata, característica innovadora para la época, que se refiere a la realidad de Brasil. El color azul, en la parte inferior de la imagen, Jefe de la dan y relevancia a la escena, todavía está decorada por delicadas líneas ornamentales de conchas, típico de diseño Rococo.

Fig. 3 – Igreja de São Francisco de Assis, teto, com pintura de Mestre Ataíde. Foto: Museu Aleijadinho.

Fig. 3 -Iglesia de St. Francis de Assisi, techo, con la pintura del maestro Ataíde. Fotos: Museo Aleijadinho.

Muchos de los escultores que estaban presentes en el barroco brasileño, adoptan el rococó en sus obras, entre ellos Manuel da Costa Ataíde (1762-1830) y Antônio Francisco Lisboa (1730-1814), Aleijadinho. Y todavía es válido para citar los nombres de José Pereira Arouca (1733-1795) y de Francisco Xavier de Brito (probablemente 1715-1751).

En Brasil, el Rococo fue registrado en callejones, en varias ciudades y las iglesias en estos lugares donde el tiempo parece haber pasado. Para estas bandas, la vida parece que despliegan de manera habitual y arte parece que han sido incorporados en el paisaje. La vez que aparece se desvaneció..., pasos apurados y todo el que se arrastran en la vida cotidiana, parecen esconder tanta riqueza. Pero arte tenaz, insiste en estar en los caminos, escondido, esperando una mirada asombrada, en su camino, sobre su color, así valió la pena carrera de la artista, la muesca del escultor y el arquitecto.

Dar cualquier material
La aritmética del metal
Obtener la hoja de metal
Y la hoja de, aluminio.

El número impar
El final del par
Entonces para el número
El establecimiento de cuatro.

Dar cualquier línea
El proyecto de alfiler,
Dando círculo, su línea de
Su cuadrado racional.

Dar a la escultura, la limpieza,
Máquina del arte
A su vez, arte capaz de
Darse un espacio explícito.

(MELO NETO, 1975 p. 12)

.

Te Gustó?? Deja un comentario!

.

Ven con nosotros, Recibe las últimas Noticias por e-mail:

E-mail

.

.

También te recomendamos:

.

Referencias:

BAYER, Raymond. História da Estética. Lisboa: Editorial Estampa, 1993. Tradução de José Saramago.

CHILVERS, Ian; ZACZEK, Iain; WELTON, Jude; BUGLER, Caroline; MACK, Lorrie. História Ilustrada da Arte. São Paulo: Publifolha, 2014.

CORALINA, Cora. Cora Coraline, Mejores poemas. São Paulo: Global Publisher, 2004.

GOMBRICH, E.H. A História da Arte. Rio de Janeiro: Editora Guanabara, 1988.

HAUSER, Arnold. História Social da Arte e da Literatura. Martins Fontes, São Paulo, 2003.

MELO NETO, João Cabral. Museo de todo. São Paulo: Ed. José Olympo, 1975.

SCHILLER, Friedrich Von. La educación estética del hombre. São Paulo: Ed. Iluminuras, 2002.

.

Las figuras:

Fig. 1 – Iglesia de Nossa Senhora Rosário dos Pretos, Salvador, Bahia. Fotos: Franck Camhi.

Fig. 2 – Iglesia de Nosso Senhor Bonfim, Bahia. Fotos: Rhea Sylvia Noblat.

Fig. 3 – Iglesia de St. Francis de Assisi, techo, con la pintura del maestro Ataíde. Fotos: Museo Aleijadinho.

.

Comentarios

También se puede escuchar este artículo en su propia voz artista Rosangela Vig: Yo vivo en sus iglesias y casas y techos y paredes. Yo soy esa muralla verde de culantrillo donde aborda un jazmín ex, Fragante, En el camino de tierra pobre y sucio. Yo estoy en contra de estas casas susurro uno al otro. Soy los árboles de la ramada, Sin nombre y sin valor añadido, Sin flores, frutas, Ellos como nosotros aves cansadas y perdidas. (CORALINA, 2004,…

Resumen de Reseña

Cohesión
Coherencia
Contenido
Claridad Textual
Formateo

Excelente!!

Resumen : Valorar el artículo! Gracias por su participación!!

Valoraciónes : 4.75 ( 5 votos)