Casa / Arte / La artista visual Marcia Ribeiro inaugura la ocupación artística “Elipse, Eclipse, Apocalipsis”, en 31 de julho, en el Planetario Carmo, en SP

La artista visual Marcia Ribeiro inaugura la ocupación artística “Elipse, Eclipse, Apocalipsis”, en 31 de julho, en el Planetario Carmo, en SP

Sitio Oficial | Instagram

Ocupación artística "Eclipse, Eclipse, Apocalipsis" por Marcia Ribeiro. Fotos: Divulgación.
ocupación artística “Eclipse, Eclipse, Apocalipsis” por Marcia Ribeiro. Fotos: Divulgación.

Brindar una experiencia sensorial y artística en un espacio científico de investigación astronómica, la artista visual Marcia Ribeiro cruzará saberes y creará relaciones de complementariedad entre las dimensiones del macro y microcosmos en la exposición libre “Elipse, Eclipse, Apocalipsis”, en ocupación que tendrá lugar entre 31 de julio a 30 Octubre, en el Planetario Carmo, en São Paulo.




con obras pictóricas, instalaciones y propuesta de ejercicios creativos, establece puentes entre las nociones de subjetividad y colectividad. En todas las obras, Marcia propone una reflexión sobre nuestra condición de “parte de un todo”, ejercicio de la noción de conciencia universal.

“Mientras miramos al cielo, nos encontramos con algo expandido, desconocido, llena de vacíos y cuerpos celestes que sabemos son inmensos, mas que, al mismo tiempo, parece mínimo. Cuando miramos la dimensión exterior más lejana, nos enfrentamos al infinito, pero somos, también, invitados a mirar lo que hay dentro de nosotros”, la instiga.

A través de estas intersecciones entre elementos opuestos y complementarios, el artista traza un recorrido con obras que reflejan cuerpos celestes y átomos y que juegan con las nociones de observación e imaginación, de atemporalidad e instante, de subjetividad y objetividad.

sobre las obras

Recibe Noticias de Ferias y Eventos en general en nuestro grupo de Whatsapp!
*Solo publicamos en el grupo, para que no haya spam! puedes venir tranquilo.

en la primera instalación, un conjunto de banderas, con palabras “Galaxia”, “Universo” y “Planeta” Marcia dialoga con la obra del artista brasileño Antonio Dias, “Donde sea es mi tierra”. Su, discute el concepto de territorio y el borrado de fronteras en un mundo globalizado donde, más allá de los límites del orden político y económico, hay una casa común, habitada por todos.

Ya en “Cápsula atómica”, el visitante entra en un espejo circular compuesto por tres arcos, experimentando la sensación de perder el suelo, flotar en el cielo y, al mismo tiempo, ser el núcleo de un átomo.

Más adelante, en una secuencia de ocho grandes cuadros suspendidos en el aire por cables, las capas de pintura se superponen y quedan expuestas, a través del gesto de rascar, que lleva al visitante a seguir un camino continuo de imágenes y, al mismo tiempo, fragmentado. En las capas de la memoria y el cuerpo de materia en superposición, el tiempo se revela en continuo movimiento y en pausas.

En palabras de Ulisses Carrilho, crítico que escribió el texto de la exposición: “en pintura acrílica, Aguada, barra aceitosa o tratar directamente con pigmentos, percibimos un cuerpo de obras que por momentos parece un goce liberado de la experimentación en la forma, ahora parecen tener la urgencia de revelar lo que la ciencia aún no ha podido revelar. Como una especie de espejismos o visiones alucinógenas, percibimos una psicodelia de una manera que no obedece a la rigidez de proyectos concretos y neoconcretos, tan importante para el arte brasileño, pero aún percibimos una voluntad geométrica en las composiciones estructuradas por el artista”.

“Mirando tus pinturas”, él continúa, “reconocemos acertijos que demandan el tiempo del espectador: desobedecer la velocidad de la agenda, parece perder el tiempo, invitar a un ocio. Tal demora, reflexión en sí, podría llevarnos a viajar en el tiempo y especular sobre un régimen de concomitancia, de asociaciones libres de apoyo o fijeza: en Hilma de Klint (1862-1944), Pintor sueco que experimentó con el abstraccionismo incluso antes que Kandinsky o Mondrian, también percibimos una representación física, sobre lienzo, de lo que no se ve”.

En el arte de Hilma, “la tinta recuerda aquella materia, a través del gesto, no opera sólo en lo concreto o aprehensible, a través de lo ya explicado. Adquiere un toque espiritual, no solo de los libros de historia del arte., pero también es posible combinarlo con el arte contemporáneo brasileño producido por artistas indígenas”, en el análisis Ulisses Carrilho.

en otro trabajo, “HOLA MUNDO- Réquiem elíptico” – que tiene lugar en la gran cúpula del planetario -, Marcia proyecta colores y estrellas en el inmenso espacio esférico, con una banda sonora polifónico compuesto por Arthur Braganti que indica el ciclo de un día. La inmersión en luz y sonido lleva al visitante a un viaje cósmico. En lugar de la noche como espacio de creación de futuro y nuevas posibilidades y cantando al unísono con la neurocientífica Sidarta Ribeiro, el artista pone el sueño en un lugar central, importante, en la vida de todos nosotros. Y, quién sabe, cómo encontraremos el camino hacia un mañana mejor. “La obra propone tomar conciencia del fluir de los propios pensamientos, reflexión instigadora, buceo de ensueño y renovación en una nueva mañana”, enumera Marcia. El título sugiere llegada y también salida..

el ultimo trabajo, la proposición “Escrito en las estrellas”, será interactivo. La idea es que el público comparta sus sueños, deseos y pensamientos en un ritual digital, a través del #ellipseeclipseapocalypse. El público se convierte en coautor de una gran obra colectiva, con infinitas posibilidades imaginativas. elaborar, entonces, con las nociones del destino, transformación de la imaginación y la realidad.

Con este ejercicio imaginario, ante un momento en que la perspectiva de nuestra condición planetaria es apocalíptica, Marcia sugiere una especie de elipse, un retorno para que podamos cultivar nuestro potencial transformador: nuestra subjetividad y la noción de colectividad – de manera reflejada. Según Carrillo, “en 'Elipse, Eclipse, Apocalipsis', Marcia insiste en la percepción. Provoca el encuentro de sus obras con las que vienen al planetario a, a través de sus cuerpos, tener una noción ampliada del universo en el que vivimos, y moriremos”.

Finalmente, el artista cree que realizar una muestra de arte en este mágico lugar, que impregna nuestra imaginación y nos ofrece un cielo lúdico que invita a soñar, cobra relevancia especialmente en este momento en el que una lógica perversa domina los lineamientos actuales y niega explícitamente a la ciencia, el arte, la búsqueda. La naturaleza señala que los impactos del Antropoceno ya son irreversibles, exigiendo un cambio de comportamiento urgente. Mirando 'afuera', cuestionamos qué hay 'adentro', dónde estamos y qué hacemos con él. Al mirar al cielo, tenemos el infinito como referencia y las cosas se resignifican, de lo micro a lo macro. Es imaginar lo' imposible’ para orientar lo posible!

El espectáculo también cuenta con una presentación especial del Cuerpo Municipal de Teatro de São Paulo en fecha por confirmar..

Marcia Ribeiro en líneas cortas

trabajando con pintura, diseño e instalación, Marcia Ribeiro tiene como parte de su poética los elementos de la, capas de tiempo y memoria dentro de una perspectiva arqueológica, los procesos alquimicos, las nociones de colectividad y subjetividad. El artista es licenciado en artes visuales por la FAAP – SP, con posgrado en Enseñanza del Arte en la UERJ – RJ. Realizó las exposiciones individuales “In Between” en Svenska Kyrkan en NYC y “A Little Do Nothing” en Casa da Luz, en São Paulo. Su exposición más reciente fue la colectiva “Still Utopia: Island” en MC Gallery en NYC. Es co-creadora del Festival Cajubi.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*