Casa / Arte / En su 25ª edición Projeto Respiração trae la “Devenir Indígena” por los artistas premiados Denilson Baniwa y Gustavo Caboco

En su 25ª edición Projeto Respiração trae la “Devenir Indígena” por los artistas premiados Denilson Baniwa y Gustavo Caboco

Con curaduría de Marcio Doctors y Paula Alzugaray, las intervenciones que se apoderan de la Casa Museo Eva Klabin muestran el fuerte impulso del nuevo orden del arte contemporáneo

El Museo Casa Eva Klabin inaugura día 17 Septiembre (sábado) desde las 17h, a 25ª edición del proyecto Respiración con el exposición devenir indígena, de los artistas premiados Denilson Baniwa y Gustavo Caboco. En el año en que efemérides como la 200 años de la independencia de Brasil y la 100 años de la Semana de Arte Moderno de 1922, traer el lenguaje y la energía creativa de las matrices originales son de importancia relevante.




"Se, en la invención del arte moderno, El arte occidental ha tomado prestada la forma de las matrices de los pueblos indígenas y africanos para reinventarse y expresarse formalmente., sin darles la voz adecuada; hoy dia, son los pueblos originarios de origen indígena y africano y los marginados por la sociedad del poder patriarcal quienes toman prestada la forma del arte contemporáneo para expresarse. Tus voces se escuchan hoy. Es un logro espiritual que rearticula las relaciones éticas de nuestra sociedad a partir de la estética”., dice Marcio Doctores, curadora de la Casa Museo Eva Klabin y que comparte la curaduría de la exposición comPaula Alzugaray

EL Proyecto de respiración Iniciado 2004 con el objetivo de crear intervenciones de arte contemporáneo en el entorno del arte clásico de Museo Casa Eva Klabin, creando un contraste entre el arte consagrado del pasado y el arte de hoy. La idea de esta edición fue permitir el contacto directo con la expresión artística de los pueblos Baniwa y Wapichana., para darles un lugar de palabra y expresión. no se trata de hablar, ¿Cómo fue la semana del arte moderno de 22, pero haz oír sus voces.




 “No se puede pensar en el mundo contemporáneo sin tener en cuenta la adherencia que estas ideas producen en nuestra forma de ver, sentir y percibir el mundo. Fue a partir de esta percepción que Denilson Baniwa y Gustavo Caboco fueron invitados a participar de la 25ª edición del Projeto Respiração. Sus intervenciones llevaron anima a la fosilización del presente., desencadenando una poderosa reflexión sobre la experiencia del tiempo en la Casa Museo Eva Klabin y en nuestra sociedad", complementa a Marcio Doctors  

El arte indígena contemporáneo ha ido relativizando códigos, cánones y certezas que el arte occidental trató de naturalizar. Caboco y Baniwa cruzan Casa Eva Klabin con el poder de hacernos revisar conceptos, palabras y el lenguaje utilizado para dialogar con el arte. La relación de parentesco se encuentra entre estos conceptos que asumen connotaciones diversas y complejas entre los pueblos originarios.. Aunque tiene detalles, este vínculo puede ganar una dimensión subjetiva y afectiva más amplia, articulándose en torno al proyecto cultural y político de formación de una gran comunidad. Entonces, en lugar de pensar las intervenciones de los dos artistas en este espacio como acciones individuales, o incluso como un proyecto colectivo, podemos pensar en una exposición tejida por lazos entre parientes", contextualiza la crítica y curadora Paula Alzugaray

La exposición

Todo comenzó con un levantamiento del espacio de la casa y su entorno.. En este ejercicio de descubrimiento, los dos artistas visitaron el bosque detrás de la casa Museo Eva Klabin, Laguna Rodrigo de Freitas, la Corte de Cantagalo, la colección y la reserva técnica de la casa. Con mujeres, del agua, de piedra y arte extraían sus percepciones.

Denilson Baniwa lleva el bosque al interior de la casa Museo Eva Klabin a través de una proyección en tiempo real. Esta proyección genera una oruga., que recorre diferentes ambientes de la casa, como comentario sobre el paso del tiempo de la construcción y reconstrucción (huevo | oruga | crisálida | mariposa). La oruga tokotó-xeni es de gran importancia para los Baniwa porque durante la época de lluvias -que corresponde al período en que se realizó la intervención- las raíces de los árboles se pudren y cuando aparece la oruga se come las hojas, ella llega para anunciar que la tierra está lista para sembrar. La aparición de la oruga es el presagio del cambio., pero de un cambio vivo, que se metamorfosea en diferentes formas de existir en el tiempo, en su forma y en la ocupación del espacio. Hay en esta capa de significado, traído a la casa, una similitud con la propuesta del Proyecto Respiración, que es crear capas creativas con cambios en el espacio de la casa, estableciendo otra temporalidad, que nos interpela sobre el paso del tiempo y su cristalización implícito en la idea de museo.

Recibe Noticias de Ferias y Eventos en general en nuestro grupo de Whatsapp!
*Solo publicamos en el grupo, para que no haya spam! puedes venir tranquilo.

La oruga termina su camino cuando se encuentra con la cosmo-pintura en el techo de la habitación de Eva Klabin. Nace de una imagen proyectada y se escapa a través de una pintura hacia el cosmos.. Crea una circularidad y una unión entre la transformación del espacio y el tiempo de la creación.. Al reconfigurar el espacio, establece el tiempo cambiante de la creación. La oruga está poniendo sus huevos., que se convierten en Piedras de capullo criadas por Gustavo Caboco.

"La relación emocional con el espacio fue muy inspiradora. Pretendo reflejar esta relación, la casa que alguna vez fue residencia y hoy es otra cosa, el cambio del paisaje en los alrededores, la transformación del paisaje, de la ciudad y cómo nos relacionamos con estas transformaciones", dice Denilson Baniwa

La articulación creativa de la intervención de Gustavo Caboco se basó en dos ideas. La primera fue la idea de cortar, presentes en la designación del Juzgado de Cantagalo, junto a Casa Eva Klabin, que conecta Copacabana con Lagoa. Una piedra que fue cortada, cuya tierra extraída se encuentra, hoy dia, en el fondo del estanque. Se pregunta si lo que una vez fue la cima de la colina es ahora el fondo del estanque.? Lanza una percepción contraria a la lógica de la eficiencia, que nos hace reflexionar sobre cómo naturalizamos estas interferencias en la geografía de las ciudades. Para él es como si hubiésemos amputado el paisaje, es como tomar un pedazo de un ser. Estos desplazamientos, físico y mental, en la manipulación del paisaje, provocar una reflexión sobre cómo se produce la rearticulación del espacio, los recuerdos que se ahogan (dejar de lado) y los recuerdos que van siendo producidos por los cambios de la acción del hombre en la naturaleza.

"UNA La idea es provocar un ejercicio sobre la cuestión histórica del medio ambiente., de la memoria y la transformación. Provocar la reflexión sobre la idea de separar al hombre de la naturaleza. Reflexiona sobre estas preguntas, no con una mirada metafórica, sino reconocer qué tipo de relación tenemos con el entorno en el que vivimos” , afirma Caboco.  

La segunda idea surgió cuando Gustavo Caboco descubrió un fósil de pez en la reserva técnica., hallazgo, en este momento, el fusible poético que su sensibilidad necesitaba para crear la coalescencia entre sus percepciones, complicidad artística con Denilson Baniwa, La respiración y el espacio de la casa. Un fósil es una piedra cortada por la mitad. (cancha de cantagalo), que trae la memoria arqueológica de los peces incrustados en ella, que era comercializado como recuerdo, en las tiendas turísticas de Copacabana en los años 80 (de la misma manera que los pueblos originarios fueron tratados durante muchos siglos como un recuerdo De la humanidad). La memoria está viva en piedra. No es recuerdo. No es un trofeo del pasado.; es tiempo vivo y palpitante. De eso se trata el arte.

la intervención devenir indígena se ocupa de la textura del tiempo y el espacio en el cuerpo de la casa. El hilo conductor de la ocupación es la transformación y la memoria.. Indica que lo frágil es la realidad., no la imaginación, socio de arte, que tiene la concreción del cuerpo y se guía por el lenguaje onírico, que se comunica con las pulsiones de duración y devenir; es con este sustrato de la potencia de la vida, que el arte establece un contacto directo. Denilson Baniwa y Gustavo Caboco crean a partir de este cúmulo de sensaciones. Descripción del proceso de intervención, descrita por Caboco, es revelador: "Un sueño estaba hablando con otro. Denilson soñó con una oruga y yo soñé con un estanque. En este estanque había una piedra cortada en el medio y me envió al fósil.. Fue un proceso de escucha.". La memoria expandida se encuentra, a través del lenguaje de los sueños, con imaginación para tejer nuevas formas. Esta textura es la poética.

Los artistas:

Denilson Monteiro Baniwa: artista visual y curador. Compone su obra cruzando los lenguajes visuales de la tradición occidental con los de su pueblo, usando el rendimiento, pintura, proyecciones láser, imágenes digitales. Es conocido como uno de los artistas contemporáneos más importantes de la actualidad por romper paradigmas y abrir caminos al papel de los pueblos indígenas en el territorio nacional.. Activista, aborda el tema de los derechos de los pueblos indígenas. es autóctono del puebloBaniwa.  Nace en 1984 al pueblo de Dari, barcelona, Amazonas. Actualmente vive y trabaja en Niterói, Rio de Janeiro.

“A veces el reto no es ocupar posiciones. Por ejemplo, cuando las que existen no sirven, es necesario crear algo nuevo”.

Gustavo Caboco, nacido en curitiba, Roraima (1989). Artista visual Wapichana, obras en la red Paraná-Roraima y en los caminos de retorno a la tierra. Su producción con dibujo de documentos, pintura, texto, bordado, animación y performance proponen caminos para reflexionar sobre los desplazamientos de los cuerpos indígenas, la recuperación de la memoria y la investigación autónoma en las colecciones de los museos para contribuir a la lucha de los pueblos indígenas.

El Consejo de fiduciarios: 

Marcio Doctores

Es crítico de arte y curador de la Casa Museo Eva Klabin.. Creador y comisario del Proyecto Respiración y creador del Espacio de Instalaciones Permanentes del Museu do Açude, de la que fue curador. Fue secretario privado de Mario Pedrosa y crítico de la columna de artes visuales de O Globo.. Es Magíster en Estética por la UFRJ y curador de numerosas exposiciones.. es el autor de los libros Proyecto de respiración (2012) y Respiración: 10 años (2014).

paula alzugaray el curador es, crítico de arte y periodista especializado en artes visuales. Estudiante de posdoctorado en Historia, Crítica y Teoría del Arte en la Facultad de Comunicación y Artes de la Universidad de São Paulo.   Es redactora jefe de la revista de arte y cultura contemporánea seLecT, que en el año de 2021 realizó una investigación integral sobre la producción artística de los pueblos amazónicos.  Ella es la autora del libro “Regina Vater: cuatro ecologías” (Hola Futuro/Fase 3, 2013).

Proyecto de respiración devenir indígena

Denilson Baniwa y Gustavo Caboco.

Inauguración: sábado, 17 Septiembre, 17 a 21:00 (entrada franca)

Exposición: de 18 De septiembre al 20 Noviembre

De miércoles a domingo, de 14h a 18h

CASA MUSEO EVA KLABIN

Av. Pessoa, 2.480 -Estanque, RJ

Tels:3202-8551 | 3202-8550

Cantidades y tipos de boletos:

Una sola pieza: R$ 20,00 – Medio estudiante/anciano: R$ 10,00

Gratis: Profesores de la red pública, Estudiantes de la red pública, Niños de 0 a 5 años, Compañero de personas con discapacidad y PCD

Web de venta de entradas: casamuseuevaklabin.byinti.com/#/ticket/

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*