Casa / Arte / Exposición Silvia Velludo: Hipocampo – apertura 14 Mayo – Galeria Marcelo Guarnieri
Silvia Velludo Hipocampo, Galeria Marcelo Guarnieri. Fotos: Divulgación.
Silvia Velludo Hipocampo, Galeria Marcelo Guarnieri. Fotos: Divulgación.

Exposición Silvia Velludo: Hipocampo – apertura 14 Mayo – Galeria Marcelo Guarnieri

Galería Marcelo Guarnieri se complace en presentar, entre 14 Mayo y 25 de junio de 2022, “Hipocampo”, segundo exposición individual por Silvia Velludo en nuestra dirección en São Paulo. Además de las pinturas de la serie “Hipocampo”, llevado a cabo entre 2016 y 2022, la muestra reúne algunas de las obras realizadas por el artista durante la década de 1990 2000, como los cuadros de la serie “Penumbras” (2003-2004), “Divisas” (2007-2012), el libro de objetos en señal digital “Ida” (2012) y video instalación “Proyecto Aurora” (2002). La exposición cuenta con un texto firmado por Fernando Cocchiarale.





formado por más de 300 pinturas, la serie “Hipocampo” continúa la investigación de Velludo sobre la producción y reproducción de imágenes a través de la pintura. El artista hace uso de una extensa colección de fotografías de teléfonos celulares, de noticias periodísticas, escenas de películas y publicaciones en redes sociales para reflexionar sobre la aparente banalidad de estas imágenes y el ritmo vertiginoso con el que se difunden, traducir los códigos del lenguaje fotográfico digital al lenguaje pictórico. El título hace referencia a la estructura cerebral encargada del almacenamiento de la memoria y alude al registro involuntario que hacemos de las imágenes que nos rodean y las infinitas asociaciones inconscientes que se pueden establecer entre ellas.. El conjunto de pinturas de diferentes tamaños se distribuye a lo largo de las paredes de la galería., formando un gran panel esquemático de retratos de la vida cotidiana, a veces intercalados con lienzos cubiertos con pigmentos metálicos, ora con placas reflectantes de acero, Bronce, cobre y latón que, reflejando la imagen del espectador, interrumpir el flujo de “desplazamiento” visuales y sirven como zonas de respiración.

“La vista panorámica de tantas imágenes que fluyen nos conecta directamente con la experiencia de navegación digital en pantallas móviles y redes sociales., profusión que nos llega a diario produciendo historias discontinuas y quiebres narrativos. La dinámica de las imágenes digitales ya no nos permite conocer el origen y la historia de cada momento., lugar o reunión, en sus respectivos tiempos y lugares, ante la producción acelerada, difusión y consumo de información a través de redes. El panorama de escenas de Silvia Velludo propone una reflexión sobre la saturación de imágenes en los medios digitales y la búsqueda de permanencia y sentido que idealmente busca una obra artística en su esencia.”, observa el crítico Fernando Cocchiarale.

La repetición de la serie. “Penumbras” (2003-2004) y “Divisas” (2007-2012) ofrece al público un reencuentro con los orígenes de la investigación de Silvia Velludo sobre la formación de la imagen a través de la pintura. Durante la década de 2000, el artista estaba menos interesado en la imagen como representación figurativa que en su constitución como fenómeno físico. En “Penumbras” el artista trabaja la dispersión de la luz a través del choque entre pequeños puntos de color, formando, en cada pantalla, estructuras reticuladas que pueden referirse a la imagen granulada de los televisores de tubo. Si en esta serie Velludo explora los efectos ópticos mediante el uso de pintura acrílica y las diferentes combinaciones y tonalidades que se pueden conseguir con el material, en “Divisas” ella elige trabajar con las propiedades inherentes de las cuentas de vidrio. El carácter chispeante del vidrio coloreado se intensifica en estas pinturas por la agrupación de un gran número de pequeñas esferas pegadas a una superficie de 4m²., dando a los ojos la impresión de que hay una desintegración del color en miles de puntos de luz.

Previo a esta investigación desarrollada por Silvia Velludo a través de la pintura sobre la formación de la imagen como fenómeno óptico, es su producción de videoinstalaciones. La videoproyección surgió para la artista como un lenguaje que le permitía trabajar con la propia materialidad de la luz., explorando la variación de color, formas y palabras de recursos de imágenes en movimiento. “Proyecto Aurora” (2002) consiste en una secuencia de colores proyectados sobre una superficie cuadrada formada por aproximadamente 30 kg de sal gruesa. Similar al interés de Velludo por la incidencia de la luz sobre la materia vítrea es su interés por la incidencia de la luz sobre la estructura cristalina de la sal y su alta capacidad reflectante.. Los colores proyectados se refieren a los colores producidos por las auroras polares, fenómenos físico-químicos que resultan de las interacciones entre el campo magnético terrestre y el plasma solar y que pueden ser observados por la emisión de luces de colores que se desplazan por el cielo.

“Ida” (2012) es un libro-objeto en formato de signo digital que reúne varios escritos producidos por la artista a lo largo de doce años a partir de lo que sucedía a su alrededor

– en espacios públicos, privado o incluso en la televisión. La obra se presentó por primera vez en la exposición “Hay más de un poema en cada cuadro.” en 2012, donde el artista ocupó todas las paredes de la galería con cientos de detalles ampliados de fotografías tomadas durante diez años en una operación similar., sobregrabar imágenes de su entorno. en “Ida” el artista elige la palabra como herramienta para dar cuenta de este registro y en “Hay más de un poema en cada cuadro.” ella elige la fotografía digital, en “Hipocampo” Velludo realiza un procedimiento ya iniciado en su anterior exposición “Autorretrato con Iphone 5C”, traducir el registro fotográfico al lenguaje de la pintura. La noción de velocidad es un tema que atraviesa todas estas obras, tanto en el choque entre el ritmo ágil de una escritura observacional basada en la asociación libre y la lectura regulada por la lentitud del signo, como en el choque entre la rapidez de la captura de la fotografía y la extensión de una pintura figurativa.

SERVICIO

Galeria Marcelo Guarnieri

Exposición: Silvia Velludo: Hipocampo

Período de exposición: 14 mayo of 2021 a 25 de junio de 20212

Entrada gratuita

Alameda Lorena, 1835 - Jardines

São Paulo - SP - Brasil / 01424 002

tel +55 (11) 3063 5410 / | contato@galeriamarceloguarnieri.com.br

ellos mismos - el sexo: 10ha 19hs.

sabado – 10ha 17hs

Más información, acceder a la página www.galeriamarceloguarnieri.com.br

Asesoría de comunicación

Hussein Rimi - Fone (11) – 988931454 Hussein_rimi@hotmail.com

Fernando Cocchiarale

Marzo 2022

La creciente presencia de los medios digitales en nuestra época ha definido nuevas prácticas e interrogantes para los artistas que utilizan la imagen como medio de creación poética.. Como contrapunto crítico al carácter funcional y pragmático de la economía de la imagen, muchos artistas han buscado diferentes formas de reflexionar sobre la sociedad tecnológica contemporánea. Aunque el origen artesanal de la imagen fue siendo sustituido paulatinamente por medios técnicos como la fotografía, con la expresividad de la mano dando paso a la objetividad de los objetivos y la rapidez y accesibilidad de las cámaras, la reproducción manual de imágenes de origen fotográfico o digital en la pintura es una operación que investiga y revaloriza ampliamente el proceso evolutivo de los medios técnicos y tecnológicos y sus posibles rearticulaciones..

A reunião de pinturas que Silvia Velludo apresenta nesta exposição tem por origem a coleção de inúmeros arquivos de imagem de internet e fotos digitais de celular que a artista seleciona e reproduz em suas obras como repertório visual para o seu fazer poético.

Silvia utiliza los medios digitales como un cuaderno en el que las personas, lugares y momentos para ser recordados son guardados en imagen y posteriormente trabajados en tinta sobre lienzo. Sus pinturas representan escenas y eventos que reflejan un panorama de imágenes propio del universo de la cultura digital y la dinámica de las redes sociales en su profusión de temas., recortes y registros, de pie entre lo memorable y lo ordinario, lo admirable y lo banal, lo insólito y lo común.

Las pinturas de los archivos de imágenes digitales se remontan a la última exposición individual realizada por Silvia, Autorretrato con iPhone 5c, en 2016, cuando volvió a dedicarse a la pintura de observación.

Las múltiples escenas de su obra actual son el resultado de las constantes temporadas de viaje de Silvia Velludo entre su ciudad natal, Ribeirão Preto, y São Paulo, donde también vives y trabajas, y otros lugares donde, acompañado de pinceles, tintas portátiles y pantallas, la artista registra sus cuadros directamente en cada lugar de estancia, justificando la diminuta escala de sus obras.

As 295 Las pinturas realizadas por Silvia Velludo a lo largo de sucesivas temporadas de viaje se disponen en todas las paredes del espacio para componer una extensa red de campos visuales en fracciones irregulares.. Con la apariencia de un diagrama discontinuo, tus escenas se deslizan visualmente en series horizontales, verticales y diagonales que, también en tacones, referirse a otras escenas por proximidad, semejanza u oposición, un flujo de imágenes que forman narraciones secuenciales, cruzado o aleatorio en asociación directa con la observación del espectador.

Silvia articula diferentes niveles de significado para sus imágenes. Entre las variadas formas y colores de cientos de diminutos lienzos de prolija pintura figurativa, un visitante atento notará la presencia de retratos y miradas que parecen dialogar en silencio con el observador., formando una narrativa paralela; en otro momento, escenas frugales de niños y mascotas son impuestas por la fuerza afectiva, doméstico y familiar que evocan, aunque sea la intimidad anónima y lejana de las imágenes de internet. Escenas de peces nadando en círculos parecen estar en acción., como si la pintura guardara la memoria del movimiento y captara la atención del espectador. muñecas, juguetes y obras de arte se alternan entre paisajes, árboles frutales y personajes oscuros de las redes sociales y las noticias en busca de una contextualización plausible y significados inteligibles.

Las pinturas aquí reunidas por Silvia Velludo adquieren significado a través de la noción de conjunto que establece toda colección.. Las distintas situaciones pintadas sobre lienzo se interponen como campos espaciales y planos figurativos., condición abierta que permite innumerables combinaciones narrativas por yuxtaposición, desplazamiento y libre asociación. El recorrido visual que propone este dispositivo pictórico reconstituye una dimensión temporal fílmica de la imagen, tanto por la sugerencia de movimiento continuo de las escenas pintadas – pescado en círculos, ojos en órbita -, como por la acción de la propia mirada que recorre las superficies de los cuadros en busca de nuevos estímulos y significados.

Estas pinturas parecen proponer, repetidamente, un juego de adivinanzas en torno a la identificación de las escenas elegidas por el artista. Como en un desafío o farsa, tratamos de reconocer cuáles de esas imágenes se refieren a noticias, personajes y momentos que recordamos – o ignoramos. O cómo estas escenas se recombinan en historias particulares., eventos públicos o eventos desprovistos de cualquier información mientras somos llevados a imaginar situaciones, relaciones y resultados entre los episodios retratados.

Frente a esta gran colección de pinturas, nos lleva un laberinto narrativo de notas cifradas, imágenes privadas y públicas, todo abocado a lo efímero de post perdidos y noticias vaciadas.

La panorámica que propone Silvia para estas imágenes apunta a una solución original. La plural diversidad de temas mostrados se entrelaza con las innumerables asociaciones posibles que forman las secuencias de las escenas como campos de lectura. A la manera de un crucigrama compuesto de imágenes en continuo despliegue visual, nuestra mirada es conducida a trazar superficies, identificar señales y construir conexiones a partir de un caleidoscopio de fragmentos de la realidad.

La disposición de las pantallas se alterna con marcos de acero metálico luminosos y brillantes., Bronce, cobre y latón que reflejan el aspecto inmersivo de la pintura y dan ritmo al intenso flujo de imágenes. Como zonas de respiración y contemplación, abren un intervalo de tiempo que parece condensar las experiencias imaginativas en un plano de emanaciones relucientes y silenciosas.

La ágil circulación de imágenes digitales en medios electrónicos revela, por su vez, su carácter temporal efímero que los lleva tanto a la desaparición como a la obsolescencia. En tu pensamiento poético, Silvia se apropia de escenas aparentemente cotidianas y las traslada del medio digital al soporte material, hecho a mano y análogo de pintura, medio que da un sentido de permanencia y duración a las imágenes.

La vista panorámica de tantas imágenes que fluyen nos conecta directamente con la experiencia de navegación digital en pantallas móviles y redes sociales., profusión que nos llega a diario produciendo historias discontinuas y quiebres narrativos. La dinámica de las imágenes digitales ya no nos permite conocer el origen y la historia de cada momento., lugar o reunión, en sus respectivos tiempos y lugares, ante la producción acelerada, difusión y consumo de información a través de redes.

El panorama de escenas de Silvia Velludo propone una reflexión sobre la saturación de imágenes en los medios digitales y la búsqueda de permanencia y sentido que idealmente busca una obra artística en su esencia. El juego poético que se establece entre el universo privado de sus imágenes y las noticias y posteos en las redes sociales tensiona nuestra percepción de la realidad.. Como un dispositivo que muestra memorias y recuerdos., nos seduce la curiosidad y el espíritu imaginativo que tantas imágenes juntas son capaces de estimular. La instalación de pinturas de Silvia se revela, por onde, un inventario de experiencias a reconstituir que, como cápsulas del tiempo, conserva una dimensión existencial que las imágenes se resisten a revelar.

La propuesta artística de Silvia Velludo nos brinda, por onde, una experiencia contraria a la celebrada por el frenesí del mundo digital: la desaceleración intuitiva que restablece correlaciones poéticas entre lo real y sus representaciones desde la apropiación afectiva y artesanal de las imágenes. La contemporaneidad de sus pinturas y cuestionamientos se entrelazan con la omnipresencia dominante y frágil de las imágenes digitales en nuestra vida cotidiana..

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*